Nuestra Parroquia

Nuestra Cultura

L a casa en la que vivimos es importante no tanto por su lujo o siquiera su comodidad, como porque es el lugar de reunión y encuentro de la familia.

Cuando decimos ¨Mi casa es su casa,¨ no estamos ofreciendo necesariamente el edificio físico, sino más bien la bienvenida de una familia entera, el calor del hogar del que todos pueden compartir.

Para la reflexión

¿Cómo es el lugar en que habitamos? ¿Es simplemente una casa o es el lugar de la familia? ¿Habita en él Cristo? ¿Es Cristo el fundamento y la seguridad de nuestro hogar? Cómo podemos ayudar a construir la comunidad, Cuerpo de Cristo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *