NUESTRA PARROQUÍA

Nuestra Cultura

A unque el pueblo hispano tiene por lo general una enorme dignidad personal, a veces en la cultura general se podría confundir un profun-do espíritu de servicio y solaridad con un cierto servilismo. El sentido de dignidad personal es, profundamente, un sentido de dignidad humana: es decir, que se extiende a los demás. El servicio a ot-ros, por tanto, no es servilismo, sino parte de la cul-tura, un profundo sentido de comunidad y de re-sponsabilidad mutual.

Para la reflexión

¿Quiénes están a mi alrededor que parecen estar alejados? ¿A quién le puedo transmitir la alegría y la luz de la dignidad de ser hijos de Dios? ¿Cómo lo puedo hacer? ¿En quién o quiénes reconozco la pre-sencia de Jesús hoy? ¿Cómo puedo yo también ser siervo de Dios?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *